cabecera colegio


Inicio Decálogo

Decálogo

E-mail Imprimir PDF
bolita
El Abogado debe pedir ayuda a Dios en sus trabajos, pues Dios es el primer protector de la Justicia.

Ningún Abogado aceptará la defensa de casos injustos, porque son perniciosos a la conciencia y al decoro profesional.

El Abogado no debe cargar al cliente con gastos excesivos.

Ningún Abogado debe utilizar, en el patrocinio de los casos que le sean confiados, medios ilícitos o injustos.

Debe tratar el caso de cada cliente como si fuese el suyo propio.

No debe evitar trabajo ni tiempo para obtener la victoria del caso que tenga encargado.

Ningún Abogado debe aceptar más causas de las que el tiempo disponible le permite.

El Abogado debe amar la Justicia y la honradez tanto como las niñas de sus ojos.

La demora y la negligencia de un Abogado causan perjuicio al cliente y cuando eso acontece, debe indemnizarlo.

Para hacer una buena defensa el Abogado debe ser verídico, sincero y lógico.


Decálogo de San Ivo (1253-1303)                
Última actualización el Viernes, 22 de Junio de 2012 10:50  

El sitio Web del Ilustre Colegio de Abogados de Huelva, utiliza cookies propias para recopilar información que ayuda a optimizar su visita a sus páginas web. No se utilizarán las cookies para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Encontrará más información en nuestra Politica de Privacidad.

Acepto utilizar cookies en este sitio.

EU Cookie Directive Module Information